Translate

jueves, 28 de marzo de 2013

SABOREA 29 "Paella a la americana"

No ganamos para sustos con la paella. En esta ocasión llegaba el torpedo desde la ciudad de los rascacielos. La cosmopolita gran manzana perpetraba un ultraje sin precedentes hacia la paella valenciana del que tardaremos en reponernos. Los hechos: Una tal Jessica García-Agulló organizaba un concurso de paellas en NYC para recaudar fondos destinados a la lucha contra el hambre. Sobre el papel una iniciativa muy loable. En él participaban cocineros profesionales y aficionados. Del resultado se desprende que las reglas fueron las propias del salvaje oeste, si tenemos en cuenta que la paella ganadora fue elaborada con pollo, chorizo, caracoles y pimientos del piquillo. El segundo premio fue para una paella asiática-cajún con ingredientes tan enajenantes como la salchicha china. Esta bazofia tuvo que compartir podio con un arroz negro con vinagreta de almendras y ajo.

Lo más curioso de esta pantomima fue que en último lugar quedó la paella tradicional valenciana, que nadie valoró en su justa medida. Evidentemente no podía competir en colorido con las otras. Al parecer lo que importa en estas latitudes donde el desconocimiento de la paella es absoluto, es que lleve muchas cosas, cuantas más y variadas, mejor.
Este es el “concepto paella” que triunfa fuera de nuestras fronteras. ¿Por qué? No lo sabemos muy bien. 

La gente debe entender que la paella se trata de una especie de cuerno de la abundancia relleno y con premio sorpresa. Así nos lo cuenta Don Pascualon desde Caracas o Felip M. Andreu desde Panamá, “Nuestros clientes entienden la paella como un centro de mesa decorativo”

La tal Jessica organizadora del evento en New York, partió de un error conceptual. Queriendo explicar qué es la paella, se atrevió a decir... “Es un plato nacido en la depresión, en tiempos de hambruna, en la postguerra, al que se le puede echar de todo” ¡No! De todo no. La paella tiene una razón de ser integrada en un territorio concreto, fundamentada en unos productos de temporada que forman parte de la dieta de un maravilloso pueblo rico en recursos agroalimentarios.
Los americanos puede que tengan la fórmula de la Coca-Cola (que es secreta) y nos podrán dar lecciones de fast-food y de otras muchas cosas, pero a la hora de hablar de algo tan importante como es la gastronomía mediterránea, chitón, que aquí mandamos nosotros, pedazo macarras.

Todo sobre la paella en wikipaella.org y en pacoalanaranja.es

Sígueme en twitter @pacolonso